Somos ríos que, en nuestro discurrir, un día descubrimos que no nos es posible besar dos veces la misma orilla.

Diario del Camino de Santiago