Poemas en vuelo

 

Refugiados en mis sueños

viajan conmigo unos versos,

les duele no haber sido poema

cuando el sol los llamó,

cargan consigo el anhelo

de poder echarse a volar.

Incógnita

 

Qué se yo,

en una de esas mi grito se extravía
en los indecisos meandros del silencio.

A lo mejor,
no le es posible a mis poemas
desentrañar las diagonales.

Tal vez,
sus versos se demoran atrapados
en esa patraña que es el imposible.

Que se yo.

Elección

Elijo mirar,

elijo ver,

elijo crear,

elijo amar,

elijo escribir,

elijo contar,

elijo actuar,

elijo jugar,

elijo reír,

elijo acompañar,

elijo trasgredir,

elijo compartir,

elijo sublevar,

elijo ayudar,

elijo apostar,

elijo luchar,

elijo viajar,

elijo recordar,

elijo soñar,

pero, sobre todo,

ELIJO ELEGIR 

Caminando

Y así ando,

por la vereda de enfrente,

a contramano del silencio

pateando convenciones,

desoyendo consejos,

padeciendo destrezas

puteando egoísmos,

empujando la sonrisa,

tendiendo la mano,

aboliendo certezas,

dibujando horizontes,

sublevando anhelos,

queriendo,

escribiendo,

contando,

pero, sobre todo,

sintiendo.

Agosto

De vez en cuando

está bueno

pelearse con lo escrito,

romper en pedazos el adjetivo,

conjugar el sustantivo,

dejar salir a la palabra

sin ninguna indumentaria

desnuda en su dolor, 

de vez en cuando.

Gesto

Puede ocurrir

que la tristeza oculte las risas

la mirada se arrodille impotente

y el anhelo se niegue al intento.

A pesar de ello

más allá de mezquinos silencios

guarecida en un gesto rebelde

espera la palabra que sueña.

Y un día

un esperado día

se levantará blandiendo un poema.

Entonces

celebrando el vagido

se encenderá la ilusión.

Exilio

Porque ayer,
bajo los azules brillos del verano
subiendo las sierras del ímpetu
enarbolando un clavel
bebiendo las promesas del viento,
buceando en los recovecos de la teoría
combatiendo las refutaciones a la esperanza
esquivando los disparos del dolor
me refugié en relatos.
Hoy,
bajo los dorados reflejos del otoño
en la cima de la rebeldía
blandiendo el clavel
escancio sueños de futuro
navego en las aguas de la empiria
refuto al desencanto
disparando sueños
exiliado de lo virtual.

 

Ver

Vení
te invito a la maravilla
de mirar
allá 
donde a resguardo del desdén
bajo el sol del futuro
crecen los azules retoños de la esperanza
no está lejos
ni hace falta un gran esfuerzo
solo es necesario que extiendas la mirada.

Peregrino

Soy producto de antiguos exilios,
de la obstinación de mis ideales,
de los dividendos de mis fracasos
y de la anarquía de mis temores.
Lo que escribo está amasado
con jirones de mí mismo, 
fragmentos de viejas historias,
y recuerdos de las que no fueron.
Rebelado con la cordura,
camino modernos exilios, 
recordando antiguas vigilias
de sueños secuestrados.
Soy, en definitiva,
la suma de muchos caminos,
obstinado caminante,
peregrino de quimeras.

Lista

 

Por las dudas

aunque hay tiempo, mucho,

según dijo aquella gitana de Ayacucho

me puse a hacer la lista

no sea cosa que la fulana me sorprenda

con la foja llena de ganas incumplidas

¿el orden?, eso no importa demasiado

son todas cuestiones prioritarias:

algunos abrazos

muchos besos, viceversa

soltar varios te quiero encarcelados

indultar a las locuras reprimidas

permitir el motín de sentimientos

derribar silencios a golpes de poema

sublevar esa historia tan ansiada

naufragar en costas apasionadas

colgar en el placar los subterfugios

encerrar en un baúl los circunloquios

acompañar letra a letra sueños ajenos

jugar a la rayuela en la vereda

subirme de nuevo a aquel árbol de la plaza

y por sobre todo

desterrar de mi lenguaje el no me atrevo.

 

Conjugando

 

A pesar de los desencantos y los desasosiegos,

de las refutaciones y las sentencias,

de los confiscadores y las apropiaciones,

de los tropezones y los fracasos,

de las derrotas y los exilios,

de las quejas y los reproches,

de los sistemas y sus fallas,

de la cordura y los consejos,

de las redes y los enredos,

de los lenguajes y las babeles,

de la indiferencia y los silencios,

de los gobiernos y las oquedades,

de las promesas y las decepciones,

de las ausencias y la nostalgia

de las cuestas y los obstáculos,

de los descensos y los manotazos,

e inclusive,

de los logros y las alegrías,

yo seguiré diciendo,

porque para mi, decir,

es una conjugación del verbo vivir.

Derrota

Si entrego la alegría,

si renuncio al abrazo,

si no extiendo la mano,

si no acerco el gesto,

si pierdo la memoria,

si claudico en la amistad,

si clausuro el amor,

si cancelo el ideal,

si encarcelo a la esperanza,

si no persigo utopías,

si no veo la flor,

si acepto las cadenas,

si me atrapa la cordura,

si no acompaño sueños,

si no ofrezco la sonrisa,

si no beso a mis hijos,

si no digo te quiero,

si no enarbolo mis letras,

entonces si,

estaré derrotado.

 

Conjugar

Hay palabras que,

si caminan separadas,

son como náufragos distantes

en busca de su propio rescate.

Se me ocurre, por caso,

y como ejemplo,

nombrar ocho, de a pares

y en mayúsculas:

AMOR, ENTREGA.

AMISTAD, DEDICACIÓN.

OÍR, ESCUCHAR.

MIRAR, VER.

Hay palabras que,

si caminan de la mano,

son capaces de alumbrar la maravilla

del verbo conjugado.

 

Nostalgia

 

Una mañana soleada

quise escribir un poema,

solo escribí un verso.

En los grises días de lluvia

sueña que se vuelve rima.

Un día

Y un día, 
por la oscura avenida del desaliento, 
bajarán los insurgentes del desamparo,
pateando los canteros llenos de olvido, 
iluminando a su paso los sueños perdidos,
blandiendo poemas rebeldes, 
ahogando los mezquinos gritos 
de los eternos diestros del silencio, 
borrando las muecas del odio
y los estereotipos del desprecio;
entonces, en las veredas,
crecerán las sonrisas.
Y ese día,
un coro de unicornios azules 
le cantará a la libertad.

Ritual

Despiertan por la noche

los sueños de mis sueños,

trémulos de poesía 

caen sobre la hoja

abigarrándose en el texto,

antes de hundirse exhalarán

sus mejores recuerdos.

Oficio

Me gusta más que escribir

ir tallando poemas

los voy esculpiendo despacio

con un delicado buril.

Me cuesta a veces descubrir

el tono justo del poema,

sin convertir en silencio

aquello que quiere decir.

Me gusta más que escribir

ir regalando poemas,

tallados a golpe lento

con jirones de mi sentir.

Me cuesta a veces descubrir

cual de todos mis poemas

encontró el tono adecuado;

convirtiendo en voz su sentir.

Tinieblas

En ciertas vigilias

legiones inciertas 

sitian esperanzas.

En estos asedios

ciertos recuerdos

repelen el intento.

Rebeldía

Guardado dentro de mi corazón, 
tengo un árbol con raíces profundas muy rojas, 
copa verde frondosa y flores blancas vigorosas,
cuando estoy triste elijo sentarme a su sombra
para rebelar con poemas todos mis sueños esclavos.

 

 

Romance

Una noche cualquiera,

en el umbral del sueño,

me acunará la certeza

de estar frente a ella,

la soñaré calle abajo

bajo la luz de un farol.

Estará en la última esquina

antes de llegar al puerto,

lucirá un vestido negro

sobre su figura perfecta.

Me nombrará en voz baja

con cadencia amorosa,

tomará mi mano

llevándola a su cintura.

Caerá suavemente el vestido,

me acariciará muy despacio

y hasta el último acorde

cantará un tango ronco.

Convocatoria poética

Anoche
soñé con antiguas vigilias,
en un coro de utopías
cantaban amaneceres,
bajo un sol esperanzado 
arengaban a las palabras 
refugiadas en mis libros.
Entonces
legiones de poemas, 
cuentos, novelas y relatos
se apostaron a mi lado,
dispuestos a la empresa 
de sitiar la ciudadela
donde encarcelaron los sueños.
Hoy
amanecí con el anhelo
de estrenar un poema
para subirme a su lomo,
acometiendo el intento
de ponerlos en libertad, 
pero me doy cuenta 
que no puedo hacerlo solo.
Ahora
convoco a los peregrinos
de caminos utópicos,
poseedores de palabras
refugiadas en sus libros,
vestidas de poemas,
cuentos, novelas y relatos,
así caminamos juntos
la tarea de liberarlos.

 

 

Sino

 

No parece posible detener al río,

su ancestral modo de andar le impide quedarse

obligándolo a alejarse de costas visitadas,

inevitablemente, vencido su plazo,

se volverá distancia,

apenas un pequeño punto

dibujado en alguna que otra memoria

si su errático andar

lo hiciese regresar a alguna de ellas,

comprenderá entonces

que no es posible abrazar dos veces la misma costa.

 

 

Rumbo cierto

Empujado por vientos de naufragio 
se aleja de tierra firme el poema 
navegará por mares de zozobra
hasta hundirse en costas de silencio.

 

Andando caminos

De tanto en tanto,
por ese arqueológico hábito
de revisar entre los escombros 
quedan al descubierto fragmentos
de un poema inconcluso,
se los junta con cuidado
procurando no dañarlos,
buscando reconstruir su sentido,
tratando de leerlo.
A pesar de ello,
son tantos los versos perdidos
erosionados por vientos de silencio, 
encarcelados detrás de mil lágrimas,
sepultados en gestos de miedo,
que se vuelve imposible recitarlo.
Sin embargo,
por esa insistente manía
de recorrer nuevos caminos
a lomo de viejos recuerdos
se siguen buscando los versos
que completarán el poema.

 

 

Poema en vela

A veces 
el poema es una hoja en blanco
convertida en barco de papel 
navegando por el cauce de la lluvia
en busca de un puerto en ciernes 
en el que amarrar la esperanza
de ser finalmente poema.
A veces

 

Infinitivo

 

Perseguir sueños

andar caminos

vadear desencantos

crecer tropezando

perder apuestas

ganar dolores

buscar refugios

refugiar ideales

recitar ausencias

perdonar olvidos

amar amores

roturar cielos

regar esperanzas

cosechar palabras

amasar historias

alimentar verdades

dibujar sonrisas

perseguir sueños.

Ser infinitivo

 

Ceremonia

Y también esta la hora

de costas asediadas

por legiones de poemas

gesta heroica de poeta

con arrestos de pirata

inventándose un tesoro

ceremonia pagana

refugiada del sol

en bodegones portuarios

 

     

Tal vez

Parece que la muerte anda atareada
y no se cansa
no digo la que paciente nos espera
a la hora exacta de la cita
en el punto justo en que estaremos
hablo de la muy tenaz y cotidiana
ejecutada con fruición 
por la vigilia permanente
de los eternos sicarios de la vida

Tal vez vaya siendo hora
de construir una muralla de poemas
o tenderles una encerrona con sueños
una emboscada que los lleve
hasta el borde mismo de su abismo
para que salten al vacío de la nada.

Antiteorema 

Desde la mesa del bar la foto mira hacia arriba
descubre mi mano en la baranda
se trepa por mi brazo y me busca la mirada
cuando la encuentra me arranca el recuerdo
salta al vacío y se lo lleva con ella
sabe que a partir de allí yo le buscaré la mirada
en las mesas de todos los bares
cuando la encuentre me devolverá el recuerdo
entonces saltaré al vacío y escribiré un poema

Ilusión poética

 

Tengo un poema  herido hace tiempo,

lo dañó el acerado frío del desprecio.

Muchas veces intenté curarlo,

le suturé los puntos y las comas,

le inyecté signos de interrogación,

procuré reanimarlo con los de admiración,

hasta lo estimulé con puntos suspensivos.

En un último intento lo acosté entre paréntesis

y le leí cuentos de Bradbury,

todo fue en vano: desapareció y se convirtió en recuerdo.

Hace poco escribí un poema nuevo,

para que vaya en su búsqueda,

estoy ilusionado con que lo traiga de regreso.

Memoria

 

En ancestral ritual,
la tristeza abre sus alas,
sobrevuela nubes sin cielo,
baja a las ciudades,
anda calle por calle, 
marca puertas con su hiel,
vomita sangre ausente, 
cancela umbrales, 
corroe sueños,
rapiña esperanzas,
se excita en una esquina, 
balbucea con voz ronca su placer,
regresa al patio de sus amos,
recibe obscenas caricias, 
deglute voraz su recompensa
y retorna a su tarea.
Ni ella ni sus amos saben,
que oculto en los portales,
un cónclave de poetas,
reescribe los poemas olvidados.

 

Intentar

 

Cada uno debe hacerse cargo

de la parte que le toca,

en la mezquina hipocresía,

en la mano  negada,

en la sonrisa escondida,

en la mueca despectiva,

en la mirada egoísta,

en la voz acallada.

Pensar que ya es hora

de levantar la mirada,

con un gesto altruista

que redima el intento.

 

 

Palabras

Si aquella palabra cargada de emoción,

que subió por la ladera de mi vigilia,

no la visto con mi emoción

y con voz generosa la acerco a otra vigilia,

ni palabras,

ni emociones,

ni vigilias, 

habrán tenido sentido.

 

Viajero

Con decisión nómada peregriné anhelos, 
con pasos de Sísifo cargué sentimientos, 
con rabia de débil me volví fuerte, 
con sed de desierto sacié mis urgencias, 
con oídos de buscador acepté verdades,
con horizonte de Ítaca llegué a estas costas,
con artesana paciencia esculpí recuerdos,
con porfía vital tallé sueños nuevos,
con voz alquimista los convertí en conjuros,
con manos amantes los colgué en balcones,
con resignación de fracaso junté los vacíos,
con rebeldía de esclavo pisoteé los miedos,
con antiguo oficio calafateé las heridas.
Con vocación de argonauta volví al mar.

Está

 

A contramano del desvelo,

a horcajadas de una angustia,

en la oscuridad del silencio,

renegando del fracaso,

navegando en barcos de papel

por el curso de un río incierto,

aferrado a lo posible,

guarecido entre versos

que dibujan amaneceres,

aguardando en esquinas de vacío

deshojando flores perdidas,

desafiando a lo incierto

o arengando a lo imposible

para fecundar a la ilusión:

está el amor.

Milagro

 

Al reverso del disgusto,

peleando con la angustia,

desafiando a la mueca triste,

o al absurdo rictus del vacío

que empuja a la nostalgia

a navegar en el vino espeso,

esas fuleras noches de insomnio

en las que duele la ausencia

pintada en el techo de la pieza, está,

parado en el centro de la escena,

blandiendo insurgente su sonrisa,

arengando huestes de esperanza

con sublevados versos nuevos,

el cotidiano milagro de la vida.

Vigilia

 

Y la vida se nubla,

y cae la lluvia,

y vacía la lágrima,

y llena el pesar,

y arrecia la ausencia,

y el viento castiga,

y un ave tirita,

y su vuelo vacila,

y sus alas no pueden,

y se hunde en el cielo,

y su risa se pierde...

Y amanece la tarde,

y la voz susurra,

y escampa un recuerdo,

y se cuela en las penas,

y se vuelve cómplice,

y dibuja una sonrisa,

y la promesa renace,

y está el Paraíso,

y se vuelve cercano,

y la poesía vuela,

y el ave regresa.

 

Agosto

Aguas abismales,

vuelo hundido.

pesar.

Diagonales cobardes,

lagrima amarga,

desierto.

Mar en ruinas,

rumbo vacío,

zozobra.

Alborada rota,

letras sublevadas,

remembranza.

Vestigios sonrientes,

madrigal de esperanzas,

futuro.

Setenta y cuatro

 

Hoy no es hoy,

tampoco mañana,

ni siquiera es ayer,

es un recoveco absurdo

en el que andamos perdidos

entre los restos de la nada.

Es la mueca vacía

de un poema no escrito,

un agónico grito

desgarrando la piel,

sangrante de dolor,
del verbo no conjugado.

Ahora

 

Hay ahoras en los cuales

encontrar el poema,

dibujar la flor,

descorrer la sonrisa,

encender la ilusión,

liberar el abrazo,

cobijar los sueños,

recoger los escombros,

construir la esperanza,

exorcizar el dolor,

aliviar la angustia,

pintar cielos nuevos,

habitar un proyecto,

poblar la amistad,

sentir lo vivido

y relatar lo sentido

se hace, hermano mío,

tarea imprescindible.

Exiliado

 

Empujado por los vientos del exilio

desembarco en un páramo solitario,

esperanzado camino por mi orilla

y comienzo a recoger sueños nuevos.

Los animo con voz cálida

y los visto con tejido de mi alma,

acuciado por un deseo sublevado

los fecundo con mis versos más preciados.

Con nuevo oficio soplo doradas botellas,

en ellas refugio sublevados poemas

para ofrendarlos  a una ceremonia de olas

que los llevarán hacia costas de soledad.

Esperanza

 

En atardeceres sombríos,

sobre sueños perdidos,

pongo a cantar mis poemas

sublevando sus versos,

quemándolos en mi fuego,

elevando hacia el cielo

columnas de vida,

buscando recuerdos

para acercar a mi mirada

el futuro soñado.

Naufragio

Duele hondo el verbo inconjugado,
pantomima cruel de aquel absurdo.
Se desgarra la voz con que me cubro
del insistente recuerdo de ese cielo.
Naufrago en el barro de mi llanto
y alumbro este poema en duelo.
Sus versos querrán llorar el vuelo
mas se ahogarán en la voz de su vagido.

Ellos

 

Él

sitió sus costas.

Ella

le permitió sitiarlas.

Él

arribó a su corazón.

Ella

lo dejó desembarcar.

Él

le prometió poblarla.

Ella

se presintió habitada.

Él

la cubrió de engaños.

Ella

se sintió despoblada.

Él

se bebió sus sueños.

Ella

se quedó vacía.

Él

desplegó sus velas.

Ella

se subió a cubierta.

Él

se empeñó en dejarla.

Ella

naufragó en sus entrañas.

Ellos

se hundieron juntos.

Sentimientos

De tanto en tanto,

en el país de los sueños tardíos,

alguna palabra rebelde

retrata a un silencio anhelante

fecundándolo con voces

para parir un bello poema.

Celebración

Por las hileras del tiempo

vendimié esperanzas,

elaboré con ellas

este poema del estío

para celebrar juntos

la ceremonia de la vida.

Silueta

 

Carga un dolor escondido
en los blancos pliegues del alma
camina sobre los escombros
de sonrisas derrumbadas.
Busca una plaza desaparecida
en la que habitaba un sueño,
un hilo de luz cruza su memoria
reflejando una silueta en vuelo

y su sombra la empuja a seguirla

ella extiende su mano 

desangrándose en el grito.

Raíces

 

Me van creciendo palabras,

florecerán en poemas.

Buscando hacerse camino

comenzarán a andar.

Bajo un árbol descansarán

a la sombra de mis raíces.

Fecundadas en el vientre

de emociones nuevas

se echarán a volar.

Futuro

 

Con dolor viejo

pariré versos nuevos,

sueñan futuro.

 

Mirada

Entre la bruma

esconde un poema

el sol otoñal.

Sombras

Una tenue bruma cubre el camino,

tras ella vislumbro viejos días felices.

Estiro la mano, se desvanece: es nostalgia.

Todos los contenidos de esta página web están protegidos por Derechos de Autor.

© 2023 The Journalist. Proudly created with Wix.com

Questo sito è stato creato con la piattaforma
.com
. Crea oggi il tuo sito web.
Inizia ora