Sobre lo subyacente...


Niña (Pintura de Omar Brogno, Tandil)

Cuando todavía estaba yo en las redes sociales publiqué una entrada en la que desnudaba una intimidad de mi novela Pompilio Madrigal y al leerla mi hija me dijo que en ocasiones resulta bueno hablar de lo que subyace en un texto, sacando a la luz su identidad. Así que, atendiendo su comentario, de vez en cuando cuento la subyacencia que habita a algún texto. Hace más de cuarenta años trabajaba yo en el Diario Nueva Era de Tandil y tuve la suerte de compartir tareas con Omar Brogno, un excelente pintor, buen amigo y sensible persona. Él, cada vez que llevaba a cabo una muestra tenía por costumbre decirle a alguno de sus amigos que eligiera uno de los cuadros expuestos, que él se lo regalaba. Así fue que cuando fui a la exposición de sus pinturas que había inaugurado en el Museo de Bellas Artes de Tandil y él me ofreció elegir una de las que allí había me quedé con esta. Desde entonces el cuadro estuvo colgado en alguna pared de las casas que habitáramos en las muchas ciudades en las que vivimos como familia. Al igual que nosotros anduvo caminos sobreviviendo épocas y se convirtió en oyente de diferentes conversaciones, privilegiada espectadora de todo tipo de emociones.

Hace unos cuantos años vi en televisión una información sobre la muerte de una chica muy joven durante un aborto clandestino. Las circunstancias en que esto se había producido me impresionaron mucho y me quedé un rato pensando en lo terrible de la noticia, y que seguramente en poco tiempo casi nadie la recordaría. Mientras escuchaba la noticia miraba los ojos de la niña del cuadro que me regalara Omar, después escribí "Sueños", para no olvidarme de lo que había sentido en ese momento.

El año pasado, luego de que la ley sobre la despenalización del aborto tuviera media sanción sentí que finalmente había llegado el tiempo de que se hiciera algo para evitar que tragedias como esta sucediesen, pero la esperanza quedó a mitad de camino y el triste origen de este relato se me volvió a representar:

"Sueños La muchacha dibuja con ojos abiertos sueños de ojos grandes. La muchacha sueña con ojos abiertos muchachos de sueños grandes. La muchacha escucha con ojos abiertos promesas de ojos grandes. La muchacha se entrega con ojos abiertos a pasiones grandes. La muchacha descubre con ojos abiertos la vida más grande. La muchacha consiente con ojos abiertos la pérdida más grande. La muchacha se queda sin sueños de ojos grandes. Con ojos abiertos a la muchacha le cierran sus ojos grandes. (Recopilado en un sueño arrancado)"

6 vistas

© 2023 The Journalist. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now