Deshielo


Seguramente todos tenemos una deuda pendiente, un sueño desaparecido, un abrazo reprimido, una verdad silenciada, un miedo perenne, un grito acallado, un llamado tardío, una voz no escuchada, una súplica inútil, una espera en vano o un dolor inconfeso; son asignaturas reprobadas, congeladas en lágrimas que un día se deshielan convirtiéndose en río sereno. Algunos, a la orilla de su cauce, escribimos historias.

Entradas recientes