13 de junio de 2018: Cuarta etapa, de Zumaia a Deba

Este no era el inicio de una etapa cualquiera, no, de ninguna manera, significaba llegar a Deba, ese pueblo del País Vasco en el que se hunden raíces muy profundas: las de mi familia materna, que sin duda conforman una parte importante de mi identidad.

Sería la tercera vez que llegaría a ese entrañable pueblo, las anteriores habían sido para presentar dos de mis libros. Pero este era un modo de llegar distinto: como peregrino y en compañía de mi esposa, entusiasmado por mostrarle las bellezas del lugar y hacerl