3 de julio de 2018: Etapa veinticuatro, de Ribadesella a Colunga

Esta fue una etapa tranquila, de veinte kilómetros, que comenzó cruzando un larguísimo puente sobre el río Sella a cuya salida tomamos por el muy lindo paseo de la playa de Santa Marina que está enmarcado por casas indianas. Enseguida topamos con una rotonda que tenía un barco pesquero en el centro. A la altura del segundo pueblito que cruzamos nos encontramos con una obra dedicada a las antiguas lavanderas. Esta etapa fue pródiga en paisajes y anduvimos por montes con vista a una serie de playas tales como La Vega, Arenal