7 de julio: Etapa veintiocho, de Perlora a Avilés

Esta etapa hasta Avilés es probablemente la más aburrida del camino ya que en su trazado oficial se anda mucho sobre asfalto y por zona industrial. Lo más bonito que tiene es la ciudad de Avilés, en la cual recorrer su casco viejo resulta bastante atractivo junto con sus palacios e iglesias.

Felizmente la circunstancia de salir de Perlora mejoró mucho la cosa ya que si bien sin grandes paisajes anduvimos buena parte de la etapa a campo traviesa. Pero lo mejor que tuvo fue el hecho de que nos acompañaran Fini y Ángeles, ambas hicieron que los veinte kilómetros que anduvimos se nos pasaran sin darnos cuenta. Ángeles es dueña de una gran simpatía y un humor fantástico que ejerce a través de su locuacidad, arrancándonos a cada rato una carcajada. Tiene una historia de vida muy rica y ha atravesado muchas circunstancias difíciles, es una de esas naturales sobrevivientes que supera toda clase de obstáculos. Las anécdotas del tiempo que pasó en Perú, Budapest y el sur de España son muy ricas y ella las narra con particular encanto. Cuando nos quisimos dar cuenta estábamos ya en la ruta de entrada a Áviles de camino a su ca