8 de julio: Etapa veintinueve, de Avilés a Cudillero

Luego de la primera verificación de la espalda y de tomar el desayuno vino la prueba de fuego: cargarme la mochila. El resultado fue bueno y con gran alegría iniciamos la etapa. Rápidamente salimos de Aviles y avanzamos por el costado de la ruta siempre en zonas edificadas, no era el recorrido mas estimulante pero mi espalda agradecía la baja exigencia.

A pocos kilómetros de la salida nos encontramos con un simpático peregrino valenciano que hacía el camino con su caballo. Nos detuvimos un momento a cha