12 de julio: Etapa treinta y tres, de Luarca a Navia

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Habida cuenta de que habíamos diseñado una etapa corta (causaba gracia oírnos llamar corta a una etapa de 20 kms) nos levantamos más tarde de lo habitual y desayunamos en el amigable bar donde la tarde anterior tomáramos un café. 

Dejando atrás la plaza salimos por la calle Uria y después empezamos a subir por una sinuosa calle hasta que llegamos a un iglesia y a un mirador que nos regaló la última vista de la bella Luarca.

Después continuamos por angostos caminos asfaltados, pasando por las ruinas de una iglesia y llegamos a un lugar llamado Villuir, ahí hay un simpático jardín dedicado a los peregrinos que entre muchas cosas tiene una fuente dedicada a Santiago. Más adelante desembocamos en un pueblo llamado Villapedre donde hay una bonita iglesia.

Fue esta una etapa muy plácida en la que anduvimos entre de la autovía con sus colosales viaductos y nuestra vieja conocida la N634. Matizando el camino anduvimos por un bosque, algunos cursos de agua y algún que otro sendero de tierra. La primera parte de la etapa fue en subida hasta alcanzar los 200 metros, debíamos estar ya bastante entrenados a este momento porque ni la sentimos.

Finalmente entramos en Navia, un simpático y amigable pueblito al que disfrutamos de recorrerlo. En esta etapa no nos encontramos con ningún peregrina o peregrino. Supongo que los que andaban salieron de Luarca muy temprano teniendo en cuenta que la etapa completa superaba los treinta kilómetros.

Una vez que terminamos el paseo por Navia nos agasajamos con un muy abundante y riquísimo menú peregrino.

 

Continuará en: Etapa treinta y cuatro, de Navia a Tapia de Casariego

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Todos los contenidos de esta página web están protegidos por Derechos de Autor.

© 2023 The Journalist. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now