20 de julio: Etapa cuarenta y uno, de Baamonde a A Roxica

 

Luego de un exquisito desayuno preparado por Nerea, Javier nos acercó a Baamonde y allí retomamos la etapa. Filmamos un video frente a una bonita laguna y emprendimos la marcha. La novedad era que por primera vez íbamos sin mochila ya que como volveríamos a dormir a Bi Terra la dejamos allí. Esto sin duda alivianó el transito de los 25 kilometros con un perfil muy quebrado que recorrimos.

Lo más interesante y llamativo de la jornada fue el sellado de la credencial que hicimos en Xeixon en la casa de Francisco Javier Lopez Chacón un artista de la escultura que utiliza este arte como forma de libertad y trabaja en todo tipo de materiales, ofreciendo rostros humanos sobre granito, cuarzo, piedra o madera. El sellado que hace de la credencial es ya una muestra de artesanía. En lo personal no pude evitar conmoverme cuando vi en el fondo de su taller un mastil con la bandera Republicana. Esto abrió la conversación hacia otros territorios prolongando la charla un rato más.

Fue esta una etapa en la que anduvimos por caminos de asfalto y tierra, en un entorno  rural y bastante solitario. A los quince kms, en Miraz, comimos el habitual pincho en un bar a pie de camino. Luego encaramos el último tramo y llegamos a A Roxica donde Javier nos recogió para llevarnos a Bi Terra.

Una nueva y deliciosa cena matizada por la conversación coronó la segunda noche de alojamiento. Al día siguiente, mochila al hombro continuaríamos camino.

 

Continuará en: Etapa cuarenta y dos, de A Roxica a Boimorto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Todos los contenidos de esta página web están protegidos por Derechos de Autor.

© 2023 The Journalist. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now