22 de julio: Etapa cuarenta y tres, de Boimorto a Arzúa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etapa muy corta, diez kilómetros, cuando ya llevábamos andados poco mas de ochocientos kilómetros esto era de agradecer. Tenía también otra particularidad, era la última que haríamos por el Camino del Norte ya que al llegar a Arzúa desembocaríamos en el Camino Francés. Santiago de Compostela estaba a la vuelta de un paso, sabíamos que íbamos a llegar y esto renovaba nuestras energías.

No por corta la etapa dejó de ser bonita, anduvimos por solitarios caminos de asfalto rodeados de árboles y del canto de los pájaros.

Finalmente llegamos a Arzúa y entramos al lugar por una ancha avenida, de ese modo y sin una señal o mojón que lo indique habíamos desembocado en el Camino Francés. Ese domingo había mercadillo y el pueblo bullía de gente y puestos. También había gran cantidad de peregrinos, inusitado para nosotros que veníamos acostumbrados a la placidez del Camino del Norte, evidentemente el Francés es el más tomado, sobre todo la variante corta de los cien kilómetros que se exigen para dar por hecho el Camino y que arranca en Sarría. 

Comimos algo en un bar y luego nos alojamos en La Casona de Nené, un confortable lugar. Después salimos a caminar un rato por el pueblo, tomamos un helado y un café y a la noche cenamos en un restaurante que Nené tiene a pocas cuadras del alojamiento.

En Arzúa recibimos con gran alegría la noticia de que, Oscar y Jorge, nuestros amigos colombianos, habían llegado a Santiago.

 

Continuará en: Etapa cuarenta y cuatro, de Arzúa a O Pedrouzo.

 

 

 

 

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Todos los contenidos de esta página web están protegidos por Derechos de Autor.

© 2023 The Journalist. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now