Erosión


Sucede a veces que, como empujados por las pesadas agujas de un reloj, los sueños son arrojados al fondo de las barrancas del desaliento. Permanecerán allí, como fragmentos vitales, con la esperanza de que alguna vez el rumor de unas alas los aliente a levantarse convertidos en poema: antes de ser barridos por la erosión de la tristeza.

Entradas recientes