Fantaseemos



Fantaseemos con que un día cualquiera que bien podría ser hoy, el destino, cansado de ejercer su profesión, subleva sus sentidos, se viste de gala e invita al albedrío a ir de copas. Y por este día, decide no ser el que conduce, se entusiasma con la flor, baila al son de una canción o recita un poema de Girondo. Volviéndose cómplice nuestro nos invita a tomar un café y, mientras nos cuenta una historia, hace sonreír al sol para que en todos lados los días de agosto sean siempre primavera. Realiza prestidigitaciones con naipes sensibles, construye castillos de ilusiones y luego nos regala el momento que elijamos. Fantaseemos con que un día cualquiera, bien podría ser hoy, somos nosotros los que decidimos sublevarnos. Fantaseemos.

Entradas recientes