Páginas


Hace un tiempo me preguntaron como me llevaba con la página en blanco: ¡mal!, respondí. Mi interlocutora me dijo que a ella le pasaba lo mismo, que le costaba mucho empezar a escribir una historia. Le dije que no era esa la página en blanco con la que me llevaba mal, eran otras las que me incomodaban: aquellas que a lo largo de mi vida se habían constituido a partir los silencios que no supe romper cuando fue menester hablar y también esa enorme página que a pesar de estar sobrecargada de palabras permanece en blanco. ¿Cuál?, me preguntó. Las redes sociales, le contesté.

Entradas recientes