Sobre lo subyacente...


Niña (Pintura de Omar Brogno, Tandil)

En mi juventud trabajé en el Diario Nueva Era de Tandil y tuve la suerte de compartir tareas con Omar Brogno, un excelente pintor, buen amigo y sensible persona. Él, cada vez que llevaba a cabo una muestra tenía por costumbre decirle a alguno de sus amigos que eligiera uno de los cuadros expuestos, que él se lo regalaba. Eso sucedió cuando fui a la exposición de sus pinturas en el Museo de Bellas Artes de Tandil, me ofreció elegir una de las que allí había y me quedé con esta. Desde entonces, el cuadro estuvo colgado en alguna pared de las casas que habitáramos en las muchas ciudades en las que vivimos como familia. Al igual que nosotros anduvo caminos sobreviviendo épocas y se convirtió en oyente de nuestras conversaciones, privilegiada espectadora de todo tipo de emociones.

Hace unos años vi en televisión una información sobre la muerte de una chica muy joven durante un aborto clandestino. Las circunstancias en que esto se había producido me impresionaron mucho y me quedé un rato pensando en la terrible indefensión de esa joven y que seguramente en poco tiempo casi nadie la recordaría. Mientras escuchaba la noticia miraba los ojos de la niña del cuadro que me regalara Omar y con la intención de resguardar en palabra escrita lo que me produjera lo sucedido surgió un relato que titule "Sueños"

Cuando finalmente se logró aprobar la ley de despenalización del aborto miré a la niña del cuadro recordé ese relato y sentí alivio.

Entradas recientes